El negocio de la estética aún goza de buena salud en Málaga

franquicias de belleza

El negocio de la estética aún goza de buena salud en Málaga

febrero 14, 2015
|
Comments off
|

La quiebra de Corporación Dermoestética agita un sector que, pese a todo, saca pecho en la Costa del Sol. Franquicias con sello local continúan sus planes de expansión.
En el escaparate de cristal del número 1 de la calle Mármoles una foto tamaño póster de una bella mujer sometiéndose a un tratamiento facial contrasta con una pancarta colocada hace pocos días que reza: «CorporaciónDermoestética cierra y no paga». Junto a la frase hay imágenes de José María Suescun, fundador y presidente de la otrora poderosa cadena de belleza, que llegó a cotizar en bolsa y que esta misma semana entraba definitivamente en concurso de acreedores, dejando en vilo a sus 353 trabajadores y a su red de centros de España en Portugal, incluidos uno en Málaga y otro en Marbella. El naufragio de la compañía fundada en Valencia hace 35 años, y que fue una de las primeras clínicas de la especialidad en iniciar un plan de expansión nacional, ha puesto el foco en un negocio, el de la estética, que ha vivido unos años de luces y sombras, pero que sigue teniendo tirón, especialmente en la Costa del Sol. «La salud de la medicina estética en Málaga es vigorosa», asegura Juan Antonio López, director del área en el Colegio de Médicos de Málaga y presidente de la Asociación de Medicina Estética de la provincia. López asegura que Andalucía es la comunidad autónoma con más clínicas autorizadas registradas y destaca la elevada demanda de tratamientos: «Por lo general, la cultura de la estética está más desarrollada aquí que en otras zonas del norte de España».

La cifra de empresas que viven de estos servicios es difícil de cuantificar, ya que a las centros médicos registrados podrían sumarse establecimientos de peluquería y belleza que ofertan sesiones de depilación láser entre sus servicios. Se trata en muchos casos de cadenas cuyo negocio sí que se ha visto resentido en los últimos años por el pinchazo de las franquicias. La Asociación Española de Franquiciadores alerta de que desde 2012 se han perdido redes, locales y trabajadores. Las ventas de estas franquicias cayeron unos 50 millones de euros en 2013 (último dato disponible), aunque la facturación global de este segmento resistió por el incremento de los establecimientos propios de las firmas.

El presidente de la Asociación de Medicina Estética de Málaga se muestra crítico con algunos de estos negocios, a los que achaca falta de profesionalidad. «En la consulta de un especialista siempre es el mismo médico el que ve al paciente, el que lo reconoce y hace las revisiones y un seguimiento de su historial clínico, mientras que en determinadas franquicias cada vez que se acude a un tratamiento te puede atender una persona distinta. Además, en la primera visita quien atiende no es un médico, sino un comercial que va a comisión y que suele sugerir el tratamiento más caro», relata Juan Antonio López.

Pacientes y empleados agrupados en una plataforma han achacado precisamente la quiebra de CorporaciónDermoestética a la mala gestión económica y de cara al público por parte de sus directivos.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Málaga indican que las cifras de negocio, clínicas y clientela se han mantenido estables, aunque los costes se han incrementado después de que los profesionales del sector hayan asumido las subidas del IVA, la última de ellas la de los productos sanitarios, que han pasado del 10% al 21%.

Clínicas pirata

Una dificultad añadida ha sido la aparición en los últimos años de clínicas pirata, que llevan a cabo tratamientos y operaciones sin las correspondientes autorizaciones. «Para hacer un tratamiento con toxina botulínica (contra las arrugas faciales) existe una reglamentación muy pormenorizada que exige que se lleve a cabo en un centro sanitario. Yo he llegado a ver ofertas de precios por debajo del valor de mercado en el producto, lo cual no tiene lógica», subraya el presidente de la asociación.

Más allá de los centros para operaciones médicas, dentro del ramo de salud y belleza han proliferado las cadenas de peluquería y depilación. Muchas de ellas han ampliado sus redes a través del sistema de franquicias, donde la actividad continúa por la sucesión de cierres y aperturas. Las perspectivas de la AsociaciónEspañola de Franquiciadores de cara al futuro son buenas, porque han surgido nuevas iniciativas y porque hay cadenas que están inmersas en ambiciosos planes de expansión.

En este sentido, cabe citar los ejemplos de algunas empresas con sello malagueño, sobre todo en el caso de la depilación láser. Opencel, nacida en Málaga en 2010, ha ido extendiendo sus redes hasta alcanzar los 300 establecimientos entre España y Portugal, que generan en total unos 800 puestos de trabajo, según los datos publicados por la compañía. «Durante el mes de enero, la enseña generó 50 nuevos empleos. Está previsto que esta cifra aumente en 300 puestos de trabajo más gracias a la apertura de cien nuevos centros en los próximos meses», añaden estas fuentes. En la oferta de Opencel, que planea su desembarco en Italia, se incluyen tratamientos corporales y faciales, cosméticos y blanqueamiento dental.

Otra firma que sigue creciendo a través de las franquicias es Láser 2000, a cuyos responsables les gusta decir que han «democratizado» el acceso a la fotodepilación y otros tratamientos por sus precios competitivos. Hace solo unos días abrían de una tacada tres nuevos centros en San Pedro de Alcántara, Vitoria y Lepe. En pocos meses han pasado de 70 a 90 establecimientos en toda España, una docena de ellos en la provincia de Málaga. En el catálogo de servicios figuran también tratamientos faciales, corporales, de odontología y operaciones más avanzadas de cirugía plástica (aumento de pecho) o de balón intragástrico.

Un salto más internacional es el que ha dado D-Uñas, la enseña integrada dentro del grupo malagueño D-Beauty Group. Su equipo de expansión ha llevado a cabo una gira por América Latina que los llevó a participar en las ferias de franquicias de Argentina, Panamá y Río de Janeiro.

Una década después de su fundación, la empresa ha abierto establecimientos en México, Brasil, Estados Unidos, Ecuador, Perú y Bulgaria. Las aperturas más recientes han sido en Argentina y Brasil.Especialista en tratamientos de manicura, pedicura o uñas esculpidas y esmaltadas, ha ido ampliando su cartera de servicios, desde la depilación a la cosmética y la limpieza de cutis.

«Hay cadenas que surgen que tienen un negocio sostenible y otras que tienen que definir su concepto de negocio, porque hay una competencia alta y el cliente cada vez es más exigente», opina Marta Martín, directora de Marketing del grupo.

Fuente: Diario Sur

La quiebra de Corporación Dermoestética agita un sector que, pese a todo, saca pecho en la Costa del Sol. Franquicias con sello local continúan sus planes de expansión.

 

En el escaparate de cristal del número 1 de la calle Mármoles una foto tamaño póster de una bella mujer sometiéndose a un tratamiento facial contrasta con una pancarta colocada hace pocos días que reza: «CorporaciónDermoestética cierra y no paga». Junto a la frase hay imágenes de José María Suescun, fundador y presidente de la otrora poderosa cadena de belleza, que llegó a cotizar en bolsa y que esta misma semana entraba definitivamente en concurso de acreedores, dejando en vilo a sus 353 trabajadores y a su red de centros de España en Portugal, incluidos uno en Málaga y otro en Marbella. El naufragio de la compañía fundada en Valencia hace 35 años, y que fue una de las primeras clínicas de la especialidad en iniciar un plan de expansión nacional, ha puesto el foco en un negocio, el de la estética, que ha vivido unos años de luces y sombras, pero que sigue teniendo tirón, especialmente en la Costa del Sol. «La salud de la medicina estética en Málaga es vigorosa», asegura Juan Antonio López, director del área en el Colegio de Médicos de Málaga y presidente de la Asociación de Medicina Estética de la provincia. López asegura que Andalucía es la comunidad autónoma con más clínicas autorizadas registradas y destaca la elevada demanda de tratamientos: «Por lo general, la cultura de la estética está más desarrollada aquí que en otras zonas del norte de España».

La cifra de empresas que viven de estos servicios es difícil de cuantificar, ya que a las centros médicos registrados podrían sumarse establecimientos de peluquería y belleza que ofertan sesiones de depilación láser entre sus servicios. Se trata en muchos casos de cadenas cuyo negocio sí que se ha visto resentido en los últimos años por el pinchazo de las franquicias. La Asociación Española de Franquiciadores alerta de que desde 2012 se han perdido redes, locales y trabajadores. Las ventas de estas franquicias cayeron unos 50 millones de euros en 2013 (último dato disponible), aunque la facturación global de este segmento resistió por el incremento de los establecimientos propios de las firmas.

El presidente de la Asociación de Medicina Estética de Málaga se muestra crítico con algunos de estos negocios, a los que achaca falta de profesionalidad. «En la consulta de un especialista siempre es el mismo médico el que ve al paciente, el que lo reconoce y hace las revisiones y un seguimiento de su historial clínico, mientras que en determinadas franquicias cada vez que se acude a un tratamiento te puede atender una persona distinta. Además, en la primera visita quien atiende no es un médico, sino un comercial que va a comisión y que suele sugerir el tratamiento más caro», relata Juan Antonio López.

Pacientes y empleados agrupados en una plataforma han achacado precisamente la quiebra de CorporaciónDermoestética a la mala gestión económica y de cara al público por parte de sus directivos.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Málaga indican que las cifras de negocio, clínicas y clientela se han mantenido estables, aunque los costes se han incrementado después de que los profesionales del sector hayan asumido las subidas del IVA, la última de ellas la de los productos sanitarios, que han pasado del 10% al 21%.

Clínicas pirata

Una dificultad añadida ha sido la aparición en los últimos años de clínicas pirata, que llevan a cabo tratamientos y operaciones sin las correspondientes autorizaciones. «Para hacer un tratamiento con toxina botulínica (contra las arrugas faciales) existe una reglamentación muy pormenorizada que exige que se lleve a cabo en un centro sanitario. Yo he llegado a ver ofertas de precios por debajo del valor de mercado en el producto, lo cual no tiene lógica», subraya el presidente de la asociación.

Más allá de los centros para operaciones médicas, dentro del ramo de salud y belleza han proliferado las cadenas de peluquería y depilación. Muchas de ellas han ampliado sus redes a través del sistema de franquicias, donde la actividad continúa por la sucesión de cierres y aperturas. Las perspectivas de la AsociaciónEspañola de Franquiciadores de cara al futuro son buenas, porque han surgido nuevas iniciativas y porque hay cadenas que están inmersas en ambiciosos planes de expansión.

En este sentido, cabe citar los ejemplos de algunas empresas con sello malagueño, sobre todo en el caso de la depilación láser. Opencel, nacida en Málaga en 2010, ha ido extendiendo sus redes hasta alcanzar los 300 establecimientos entre España y Portugal, que generan en total unos 800 puestos de trabajo, según los datos publicados por la compañía. «Durante el mes de enero, la enseña generó 50 nuevos empleos. Está previsto que esta cifra aumente en 300 puestos de trabajo más gracias a la apertura de cien nuevos centros en los próximos meses», añaden estas fuentes. En la oferta de Opencel, que planea su desembarco en Italia, se incluyen tratamientos corporales y faciales, cosméticos y blanqueamiento dental.

Otra firma que sigue creciendo a través de las franquicias es Láser 2000, a cuyos responsables les gusta decir que han «democratizado» el acceso a la fotodepilación y otros tratamientos por sus precios competitivos. Hace solo unos días abrían de una tacada tres nuevos centros en San Pedro de Alcántara, Vitoria y Lepe. En pocos meses han pasado de 70 a 90 establecimientos en toda España, una docena de ellos en la provincia de Málaga. En el catálogo de servicios figuran también tratamientos faciales, corporales, de odontología y operaciones más avanzadas de cirugía plástica (aumento de pecho) o de balón intragástrico.

Un salto más internacional es el que ha dado D-Uñas, la enseña integrada dentro del grupo malagueño D-Beauty Group. Su equipo de expansión ha llevado a cabo una gira por América Latina que los llevó a participar en las ferias de franquicias de Argentina, Panamá y Río de Janeiro.

Una década después de su fundación, la empresa ha abierto establecimientos en México, Brasil, Estados Unidos, Ecuador, Perú y Bulgaria. Las aperturas más recientes han sido en Argentina y Brasil.Especialista en tratamientos de manicura, pedicura o uñas esculpidas y esmaltadas, ha ido ampliando su cartera de servicios, desde la depilación a la cosmética y la limpieza de cutis.

«Hay cadenas que surgen que tienen un negocio sostenible y otras que tienen que definir su concepto de negocio, porque hay una competencia alta y el cliente cada vez es más exigente», opina Marta Martín, directora de Marketing del grupo.

Fuente: Diario Sur

Sistema Opencel
Sistema Opencel

En Opencel hemos desarrollado un sistema innovador que consiste en circuitos de 5 tratamientos por el precio de uno. Combina tu tratamiento de fotodepilación, radiofrecuencia, cavitación, etc. con otros cuatro tratamientos para obtener unos resultados globales.

Saber más →